Los niños/as que acogemos en el Sistema de Protección (Residencial) en FundaMor, provienen de familias con situaciones complejas e inestables, que no presentan las condiciones básicas para el crecimiento y desarrollo adecuado de sus hijos/as. Son por lo general familias fragmentadas o monoparentales que generan una situación de desventaja en el proceso de crecimiento y desarrollo del niño/a. Estos niños/as son derivados a nuestra institución por Juzgados de Familia, quienes nos otorgan los cuidados personales de cada uno.

Los núcleos familiares presentan, también, carencia de valores fundamentales como el respeto por la vida, la dignidad humana, la individualidad y el derecho de todo niño/a a crecer querido, acompañado y guiado por sus padres de manera amorosa, adecuada y acorde a sus necesidades. Lo anterior se traduce, en que los niños/as viven en situaciones de abandono, deterioro en su calidad de vida, educación insuficiente, abusos sexuales,  violencia intrafamiliar, entre otros.

Debido a estas situaciones los niños/as presentan carencias afectivas, trastornos emocionales y déficit alimenticios. Trastornos que afectan su desarrollo de vida, su escolaridad, dificultades en el ámbito de las  habilidades sociales y hábitos de convivencia, alto grado de intolerancia para actuar con otro respetuosamente, sin violencia, aceptándose y aceptando la diversidad de los otros niños/as.  Falta de capacidad para seguir y aceptar normas, baja tolerancia a las frustraciones.

Página web Fundamor