*/google Analytics agregado Mauricio Herrera cel.983418083 mha2000@gmail.com/tecnologia@comunidad-org.cl

Los días 20 y 21 de enero en las dependencias de la Fundación Colunga y con la presencia de cerca de 25 organizaciones sociales que trabajan con la niñez más vulnerada de nuestro país, se realizó el cuarto encuentro de la Supramesa de Infancia de la Comunidad de Organizaciones Solidarias, con el objetivo de evaluar la labor realizada y establecer la ruta de incidencia de este nuevo año.

La Supramesa de Infancia es una instancia que agrupa alrededor de 30 organizaciones de las distintas regiones donde está presente la Comunidad, con el fin de contribuir al bienestar y desarrollo integral de los niños, niñas y adolescentes de nuestro país mediante la incidencia en las políticas públicas a través de una red de colaboración y cooperación basado en la confianza.

En un primer momento y debido al contexto que vive el país, las instituciones trabajaron en la elaboración de una propuesta común de cara al proceso constituyente que se llevará a cabo en abril. Para apoyar la reflexión, el Abogado, Magíster y Doctor en Derecho Nicolás Espejo, expuso sobre Niñez y Nueva Constitución, dando una comprensión del alcance que se dispone para poder incorporar los derechos de la niñez en una potencial Nueva Constitución.

Durante la jornada, además, las ongs dialogaron en torno a la experiencia y el valor del trabajo desarrollado de manera colectiva durante el 2019, lo que en palabras de los asistentes constituyó un gran aporte y espacio para trabajar los diferentes componentes que conlleva la incidencia. El estar constituidos por una gran diversidad de organizaciones localizadas en territorios distintos fue un elemento central en la construcción del propósito y en la forma de entender y enriquecer el trabajo realizado.

Sobre este punto, algunas de las conclusiones del trabajo grupal resaltaron el valor del espacio; » es una instancia que permite relevar las propuestas generales y hacer causa común, logrando ampliar la perspectiva con respecto a la realidad de la infancia en los distintos lugares de Chile”, además, añadieron que “ayuda a descentralizar la mirada, escuchar experiencias y hacer incidencia territorial, dando sustento a la generación de diálogo.”

Finalmente, los asistentes señalaron que consideran fundamental que  un espacio de articulación de estas características continúe, sobre todo frente al contexto sociopolítico en que se encuentra el país. Además, enfatizaron que el foco del trabajo para el año 2020 debe estar en el proceso constituyente, sin dejar de lado los temas centrales de la ruta de incidencia que se ha venido trabajando desde el año 2018, incidiendo en la generación de un estructura legislativa y programática adecuada para la niñez.